«El Apocalipsis de Hermes». Paracelso

«El Apocalipsis de Hermes». Paracelso

Un texto apócrifo de Paracelso aparecido en la revista La Puerta, nº. 48, y que proviene de la edición de las obras de Paracelso publicadas en latín por Paltenius y Dorn (Estrasburgo, 1603). Traducción: Luis Tera.

Tratado de las enfermedades invisibles. Paracelso

Tratado de las enfermedades invisibles. Paracelso

Traducción del prefacio al capítulo quinto del «Opus Paraminum» de Paracelso en el que el autor trata de la luz de la naturaleza, las enfermedades invisibles y cómo hay que hacer para conocerlas. Edición Raimon Arola

Temas cristianos según Paracelso

Temas cristianos según Paracelso

Selección de fragmentos de la obra, «Evangile d’un médicien errant», realizada por Carlos del Tilo, donde se abordan los principales misterios cristianos a partir de la filosofía de Paracelso.

«Sobre los secretos de la creación». Paracelso

«Sobre los secretos de la creación». Paracelso

Dos fragmentos inéditos de la obra atribuida a Paracelso ‘De secretis creationis’, que tratan de la «física sagrada que tiene por objeto el cuerpo mismo de Dios». Traducción y edición de Hans van Kasteel.

Geometría mágica en la «Tabla de Esmeralda»

Geometría mágica en la «Tabla de Esmeralda»

Fragmento del volumen dedicado al pensamiento paracelsiano publicado en francés por las ediciones Beya, bajo la dirección de Caroline Thuysbaert y titulado “Paracelse Dorn Trithème”. En él se trata de la relación entre las figuras y los números y la «Tabla de Esmeralda» de Hermes Trismegisto.

Curar y regenerar según Paracelso

Curar y regenerar según Paracelso

La figura y la obra de Paracelso a partir de un capítulo del libro «La cábala y la alquimia en la tradición espiritual de Occidente», de Raimon Arola.

«La filosofía sutil»

«La filosofía sutil»

Fragmentos de Paracelso procedentes de su «Opera Omnia» de la edición de Tournes, (1658). La selección y la presentación son de E. d’Hooghvorst («El Hilo de Penélope, II», pp. 73-89).

«La rosa de Paracelso» de J. L. Borges

«La rosa de Paracelso» de J. L. Borges

«…Paracelso se quedó solo. Antes de apagar la lámpara y de sentarse en el fatigado sillón, volcó el tenue puñado de ceniza en la mano cóncava y dijo una palabra en voz baja….»