Teoría y práctica del símbolo en el Islam y su periferia

Ponencia de VICTOR PALLEJÀ en el curso: “EL PENSAMIENTO SIMBÓLICO (Oriente y Occidente). Aportación a la historia de las artes y religiones”, de la Universitat de Barcelona. Edición R. Arola y L. Vert

blanc.1 - copia2

RETORNO AL PROGRAMA DEL CURSO

  • PRIMER VÍDEO: Consideraciones previas. Oriente y Occidente. Hablar de símbolos en el islam es un desafío, hablar del  islam es también un desafío, y ello debido a los innumerables desencuentros entre el  islam y el cristianismo. Occidente, en general, siente aversión por el símbolo pues lo considera superado mientras que los musulmanes desconfían de los occidentales pues no tienen ni guía ni religión y, como es sabido, quien no tiene guía es Satanás quien lo guía. Por otro lado, el islam exige una ley de silencio respecto a este tema mientras que Occidente se interroga sin ningún problema acerca de la naturaleza del símbolo. Hay que decir también que el mundo árabe es muy complejo y plural y se complica si, además, se pretende tratar del islam. Pero podría decirse que en el islam el símbolo es silencio, es secreto y es terrible. Por eso no puede desvelarse pues es el secreto de la dignidad y de la manifestación.

  • . SEGUNDO VÍDEO: La visión y la articulación del símbolo. “Ayya” (signo) es el nombre que reciben los versículos del Corán, lo que podría dar a entender que el Libro es un código simbólico, no obstante, esta palabra indica también aquellos elementos en los que Dios manifiesta su omnipotencia. Se cree que el Corán se encuentra en un punto de la garganta pues es verdaderamente “el Libro” cuando se lee en voz alta, cuando es pronunciado, de este modo el islam ha hecho de Dios un libro, a diferencia del cristianismo para el que Dios es hombre y visible. Así, en el islam, los símbolos se articulan, no se ven. La recitación es lo que está más cerca de la Presencia. Es un mundo simbólico especial que rechaza la visibilidad en favor de la oralidad.

  •  TERCER VÍDEO: El mihrab y la imaginación. En el islam es difícil hablar de simbolismo porque no existe la unión entre dos cosas, condición básica del símbolo. Dios no se une con ningún profeta, en todo caso se manifiesta como Corán, que es su único velo. Hay que decir  que los chiitas, no obstante, tienen una hermenéutica más parecida a la cristiana. Sin embargo, incluso en la tradición sunita esto es más complicado y un ejemplo sería el mihrab de las mezquitas, un nicho vacío que no expresa un nihilismo sino un deseo de presencia, pero  no mediante imágenes exteriores sino a través de la imaginación del creyente.  Reclama un esfuerzo imaginativo que ninguna realidad de este mundo podría igualar. Es un lugar vacío para recibir, cosa que lleva incluso al exceso imaginativo.  Como se dice en el Corán: “¿Es que son iguales los que no saben que los saben?”. (Corán 34:28)

 

RETORNO AL PROGRAMA DEL CURSO