A partir de fragmentos de textos de distintas tradiciones, se explican unos símbolos fundamentales agrupados por temas. Edición, R. Arola y L. Vert
Los símbolos que aquí presentamos se refieren al tema genérico de la Creación. CREACIÓN / CAOS / PRIMERA MATERIA / ELEMENTO.

blanc.dCreación   


«En cuanto a la creación del cielo y de la tierra, el texto bíblico dice: «Éstas son las generaciones del cielo y de la tierra cuando fueron creados» (Génesis 2, 9). En cuanto a Adán, leemos: «Éste es el libro de las generaciones de Adán en el día en que fue creado» (Génesis 5, 1-2). En verdad, los dos [por una parte: cielo y tierra, y por la otra: el Adán, macho y hembra] son equivalentes, significan lo mismo, pues fueron creados en un solo secreto». (Zohar I, 55b)

«La evidencia de la creación y el misterio de la enseñanza de los sabios no pueden ser entendidos sin la ayuda de Dios. El agua que sale de la tierra engendra el sol de resurrección por la potencia del amor fecundante del Altísimo». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 5, 95)

««Creó Elohim» la palabra ‘creación’ alude aquí a la emanación; hay en la fuerza de la emanación una fuerza de creación (beriah), de formación (ietzirah) y de acción (asiah), según está escrito: «Todo se nombra por mi Nombre, para mi gloria lo he creado, lo he formado y también lo he hecho» (Isaías 43, 7)». (M. ben Recanati, Comentario de la Torá)

«Él se actualizó a Sí mismo en el ser». (Plotino in Tesoro de sabiduría tradicional de W. Perry)

«Con una palabra, el Señor hubiera podido disolver el mundo en el limbo del olvido, pero prefirió sufrir las injurias, los golpes y la muerte, antes que maldecir una parcela de la creación del Único. El Señor nos enseña a no rechazar su creación por desfigurada que esté, pues tras la desolación de la muerte aún subsiste la chispa de la vida divina. ¿Quién experimentará la sabiduría del Sabio? Y, ¿quién la verá brillar sobre la tierra?». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 29, 42)

Caos

 

«El caos era un agitado compuesto del agua y del fuego vivificador, para que todas las cosas de este mundo fuesen producidas por el Verbo eterno de Dios». (El Cosmopolita, Carta filosófica)

«Antes del comienzo todo permanecía en el reposo de las duras tinieblas de la muerte. El fuego al despertarse en el agua ordenó el caos, y los cuatro elementos engendraron el espíritu vivo del universo». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 4, 25′)

««Al principio, […] Dios hizo el agua y la tierra, y la tierra carecía de forma, era vacía y había tinieblas sobre la faz del abismo […]». (Génesis 1 y sig.) Debes observar en este punto que Dios creó dos principios: la tierra y el agua, y, a partir de ambos, creó un tercero: el esperma o caos. Sobre el agua, o parte húmeda de este esperma, el espíritu de Dios se movía». (E. Filaleteo, Anima magica abscondita)

«La vida del sabio sale de la muerte del santo como la vida de la mariposa sale de la muerte de la oruga que se vuelve crisálida y, después, milagro de resurrección. Igualmente, nuestras vidas volverán a salir del caos de la disolución tene­brosa, donde se renueva el divino miste­rio de la creación de Dios. ¡Que los que saben reflexionar examinen este espejo oscuro!». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 25, 27)

Primera materia

 

«Hermes dice que los espíritus no pueden entrar en los cuerpos a menos que estén purificados y entonces entran sólo por medio del agua. Aristóteles dice que no cree que los metales puedan ser transmutados a menos que sean reducidos a materia prima, esto es, purificados de su propia corrupción mediante la calcinación». (Alberto Magno in Tesoro de Sabiduría tradicional de W. Perry)

«Si no encuentras en Morieno lo que está escrito en Arnau de Vilanova, ni en Paracelso, lo de otros filósofos, no acuses de error ni a unos ni a otros, pues todos ellos llegaron al final por distintos medios, si bien todos operaron con la misma materia«. (Uginus a Barma, El reino de Saturno vuelto siglo de oro)

«Es la deidad sin velo, sin ropajes. La substancia media o la cadena entre los dos (extremos) que comúnmente denominamos la Naturaleza. Es la escalera del gran caldeo que se extiende desde las tinieblas subnaturales hasta el fuego supranatural. Estas naturalezas medias provienen de una cierta agua, que era el esperma o materia primera del gran mundo. Y ahora la describiremos y que comprenda el que pueda» (E. Filaleteo, Lumen de lumine)

«Hoang-ti dijo: El Ying y el Yang son el Tao del cielo y la tierra. Forman la materia constitutiva, la cadena y la trama de todos los seres, los principios productores, el padre y la madre de todo, de la transformación, la raíz, el origen de la vida y la muerte». ( Hoang-li-nei-king)

«El verbo es lo que diversifica la sustancia primera, y el silencio es lo que la unifica de nuevo. Así el arte que da forma a la materia es una noble función del hombre, ya que le aproxima a su creador». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 12, 49)

Elemento

  

«Mas el día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con grande estruendo y los elementos ardiendo serán desechos, y la tierra y las obras que en ella están serán quemadas […]. Bien que esperamos cielos nuevos y tierra nueva, según sus promesas en las que mora su justicia». (2 Pedro 3, 10-12)

«Igualmente dijo Hermes: La tierra es la madre de los demás elementos; todos proceden de la tierra y vuelven a ella». (Conversación del rey Calid y el filósofo Morieno)

«El elemento es un cuerpo separado del caos a fin de que las cosas elementadas coexistan por él y en él; es el principio de una cosa, como la letra lo es de la sílaba. La doctrina de los elementos es muy importante, porque es la llave de los sagrados misterios de la naturaleza». (El Cosmopolita, Carta filosófica)

«El caos contiene los cuatro elementos, que por sí mismos son naturalezas contrarias, sin embargo la sabiduría de Dios ha colocado de tal modo que su mismo orden los reconcilia. Por ejemplo: el agua y la tierra son adversarios, pues uno es caliente y húmedo y el otro frío y seco. Para reconciliarlos, Dios ha colocado al agua entre ellos, que es de una naturaleza media, fría y húmeda, entre los dos extremos». (E. Filaleteo, Tratado del cielo terrestre)

«El nacimiento y la muerte, la acción y el reposo, la luz y las tinieblas, la unión y la separación, provienen del movimiento de los cuatro que producen los cambios del mundo. El reposo de Dios se establece en la pureza cuando los elementos están unidos en perfecto equilibrio». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 3, 25 y 26.)

Volver a Índice Revista 2