A partir de fragmentos de textos de distintas tradiciones se explican unos símbolos fundamentales agrupados por temas. Los símbolos que aquí presentamos se refieren al tema genérico de los distintos pasos o etapas: MUERTE / SOLVE ET COAGULA / LEÓN / ÁGUILA.
Edición, R. Arola y L. Vert

Muerte

«Volviendo a Jacob, está escrito que se había dormido. Se trata de un discurso místico, que significa la muerte, esta muerte que los cabalistas denominan mors osculi o muerte del beso, de la que no diré ni una palabra». (Eugenio Filaleteo, La magia adánica)

«Tu sacas al vivo del muerto y al muerto del vivo». (Corán 3, 27)

«En verdad, en verdad os digo que, si el grano de trigo no cae en la tierra y muere, quedará sólo; pero si muere , llevará mucho fruto. El que ama su vida, la pierde; pero el que aborrece su vida en este mundo, la guardará para la vida eterna». (Juan 12, 24-25)

«La extrema humillación de la muerte es la entrada obligatoria al esplendor de la vida celeste, pues la separación terrestre es el comienzo del cielo manifestado». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 2, 76′)

 

Solve et coagula

«Yo soy el origen, la disolución, el lugar, el depósito, la simiente, lo inalterable. Yo soy la cuna y el sepulcro de todo el mundo… Es la ciencia de las ciencias, el secreto de los reyes, la lustración suprema». (Bagavatgita)

«El sabio dijo: El que haya blanqueado el alma, que la haya hecho elevarse una segunda vez, que haya conservado el cuerpo al que habrá limpiado de toda oscuridad y despojado de su mal olor, podrá hacer entrar este alma en el cuerpo y cuando estas dos partes se habrán unido, aparecerán muchas maravillas. Por eso, cuando los filósofos se reunieron ante María, alguno dijo: Bienaventurada  María, porque el secreto divino oculto y que es honrado por los siglos, te ha sido revelado» (Conversación del Rey Calid con Morieno)

«Fíjate en que esta separación, división y sublimación es indudablemente la llave de toda la obra. Después de que la putrefacción y la disolución de este cuerpo se haya hecho, nuestros cuerpos, de color blanco, se elevan por encima del agua que disuelve. Y esta blancura es la vida». (El libro de Artephius)

«Todas las cosas se disuelven por el calor y se coagulan por el frío, y recíprocamente». (Huginus a Barma, La piedra de toque)

«Hay que disolver antes de coagular. Es la ley del cielo y la tierra». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 31, 39)

 

León

«Primero le ordenó (a Hércules), traerle la piel del león de Nemea, que era una fiera invulnerable engendrada por Tifón». (Apolodoro, Biblioteca)

«Y he aquí en el cuerpo del león un enjambre de abejas, y un panal de miel». [.] «Entonces les dijo: Del comedor salió comida y del fuerte salió dulzura». (Jueces 13, 8-14)

«La virtud del león domado prevalece sobre la dulzura natural del cordero y, ambos reunidos engendran la perfección del Señor último». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 12 , 18)

«El león verde es el cuerpo o tierra mágica, con el cual debes cortar las alas al águila; es decir, debes fijarla, de manera que ya no pueda volar más». (E. Filaleteo, Aula Lucis)

«Dicha tierra también es llamada león verde, dragón que devora su cola, que pasando por diversas operaciones se convierte en un útil que fija el mercurio». (P. Vicot, El memorial de alquimia)

«Que el león esté debilitado hasta que llorando, desee la muerte. Su sangre es el tesoro terrestre cuando está unido a las lágrimas del águila. Estos animales tienen la costumbre de engullirse y matarse el uno al otro y perseguirse a causa de un amor mutuo». (B. Valentin, Azoth)

 

Aguila

El águila es el agua porque es volátil y vuela a lo alto en nubes, como hace un águila; pero no hablo de un agua común cualquiera». (E. Filaleteo, Aula Lucis)

«Tres cosas me son ocultas, aún tampoco sé la cuarta: El rastro del águila en el aire; el rastro de la culebra sobre la peña…». (Proverbios 30, 19)

«Y la figura de sus rostros era rostro de hombre y rostro de león a la parte derecha en los cuatro; y a la izquierda rostro de buey en los cuatro: así mismo había en los cuatro, un rostro de águila». (Ezequiel 1, 10)

«¡Oh, sujeto excelente, por el que todas las cosas de este mundo son engendradas, aunque a primera vista seas un pez, que lleva el nombre de Águila voladora. Tu eres la primera materia, la simiente de la bendición divina». (E. Filaleteo, Tratado del cielo terrestre)

«La tierra incuba el águila luminosa. ¿Quién la asirá cuando salga del huevo? ¿Quién la criará hasta su retorno a la tierra santa?». (L. Cattiaux, El Mensaje Reencontrado 2, 89)

«Atormenta fuertemente al águila hasta que broten las lágrimas y que el león esté debilitado hasta que llorando, desee la muerte. Su sangre es el tesoro terrestre cuando está unido a las lágrimas del águila. Estos animales tienen la costumbre de engullirse y matarse el uno al otro y perseguirse a causa de un amor mutuo». (B. Valentin, Azoth)

Volver a Índice Revista 2