Vídeos de la conferencia, «Humanismo y filosofía perenne» pronunciada por Raimon Arola con motivo del «I Congreso de Jóvenes Humanistas» organizado por Aula Música Poética en la Universidad. Barcelona, octubre de 2012. Realización, Judit Onsès y Lluïsa Vert

01. Presentación (Dra. Lola Josa) / 2. Situación: El neoplatonismo florentino

…podríamos preguntarnos: ¿qué es lo que debe retornar en el Renacimiento si en el periodo medieval se ha afianzado la verdad de la religión que los antiguos grecorromanos ignoraban?, ¿acaso en el siglo XV el paganismo se podía considerar superior al cristianismo? Evidentemente no, el humanismo del Renacimiento fue un encaje de la sabiduría y el arte de la Antigüedad en la religión verdadera, el cristianismo. A partir de esta premisa –que inevitablemente será nuestra conclusión– la cuestión a dilucidar es el cómo: o bien lo moderno del Renacimiento (es decir lo antiguo), fue simplemente un soporte filosófico y artístico para el cristianismo, o bien, el mundo clásico y el cristiano no serían antagónicos, sino convergentes y, por ello, un mismo fundamento los sustentaría: aquello propiamente humano.

 

3. Propuesta: La aportación de Pico della Mirandola

Pico della Mirandola: «Diré la verdad aunque no sea modesto de mi parte y contraríe mi índole, y la diré porque los envidiosos me obli­gan a decirla y me obligan asimismo los calumniadores; yo he querido en esta asamblea mostrar no tanto que sé muchas cosas como que sé cosas que muchos ignoran»

 

4. Argumento: Citas del Discurso sobre el silencio

Pico della Mirandola: «Escriben no sólo celebres doctores hebreos, sino entre los nuestros también Esdras, Hilario y Orígenes, que Moisés recibió en el monte no sólo aquella Ley que dejó a los sucesores puesta en cinco libros, sino también una secreta y veraz interpretación de ella. Y le fue ordenado por Dios que publicara la Ley pero que la interpretación no la escribiese ni la divulgase y sola la revelara a Josué y éste, después, por turno, a los otros sumes sacerdotes sucesivos, bajo absoluto y sagrado silencio. […] Mantener, pues, todo esto oculto al vulgo, comunicarlo sólo a los perfectos, a los únicos entre los cuales afirma Pablo pronunciar palabras de sabiduría, fue obra no de prudencia humana sino divina. Y los antiguos filósofos observaron escrupulosamente tal costumbre. Pitágoras no escribió sino poquísimas cosas que al morir confió a su hija Damo».

»Estos son los libros de la ciencia de la Cabala. […] Estos libros son hoy venerados entre los hebreos con tan religioso respeto que no puede tocarlos quien no haya cumplido los cuarenta años. Me los he procurado con no leve gasto, los he leído con suma diligencia e infatigable estudio he visto en ellos –Dios me es testigo– no tanto la religión mosaica como la cristiana. He encontrado allí el misterio de la Trinidad, la Encarnación del Verbo, la divinidad del Mesías[1]. […]

 

5. Conclusión: La letra mata, el espíritu vivifica

Pablo: «Porque la letra mata, mas el espíritu vivifica» (2 Corintios III, 6). Así pues, la cábala secreta no es otra cosa que el espíritu vivificante que da vida al texto

PortadaLlibre_711


[1] Carlos Gilly comentó lo siguiente en relación al Corpus Hermeticum: «El impacto que tuvieron los escritos herméticos en la cultura occidental puede ser catalogado de histórico. De repente, la cristiandad europea se vio confrontada con una segunda revelación divina, aparentemente tan antigua como la Biblia; y redactada además en términos más claros. Para muchos esto sólo sirvió como confirmación de la verdad revelada en la Biblia» (En: Ways of Hermes, Bibliotheca Philosophica Hermetica, Amsterdam 2002, pág. 8).

Volver a Índice Revista 4