Imágenes y textos sobre la exposición que se presentó en el MOMA entre 1984 y 1985, con el título: «El primitivismo en el arte del siglo XX: afinidad entre el arte tribal y el moderno»,

blanc

En el libro que se editó sobre la exposición que tuvo lugar en el MOMA sobre la relación entre el Arte contemporáneo y el Arte primitivo comisariada por William Rubin, se leía lo siguiente:

«En el año 1906  la escultura africana fue “descubierta” por los artistas del siglo XX; aquellos objetos que se amontonaban en los museos etnológicos se volvieron súbitamente relevantes debido a los cambios ocurridos en la propia naturaleza del arte moderno. La exposición muestra la crucial influencia de las artes tribales –en particular de África y Oceanía– en los pintores y escultores modernos, tales como Gaugin, los Fauves, Picasso, Brancusi, los expresionistas alemanes, Lipchitz, Modigliani, Klee, Giacometti, Moore, los surrealistas, y los expresionistas abstractos… »

En el año 1906  la escultura africana fue “descubierta” por los artistas del siglo XX; aquellos objetos que se amontonaban en los museos etnológicos se volvieron súbitamente relevantes

El deseo de Rubin era la revisión de la creencia convencional de que la influencia del arte tribal en el arte moderno consistía solo en el campo formal, cuando, según él, su importancia real residió precisamente en la redefinición que los artistas modernos dieron a la propia naturaleza de su arte. Picasso fue quizá el descubridor de este nuevo territorio, cuando a su obra “Les Demoiselles d’Avignon” la denominó su “primera obra de exorcismo”, lo que, según Rubim, expresaba una nueva visión del arte como algo que cambia la vida y cambia al propio artista.

Pocos años antes de la muerte de Picasso, Rubin pudo conversar con el artista y conoció de primera mano su opinión sobre el arte tribal o primitivo, y fue precisamente aquella conversación lo que le dio la idea de la exposición que se celebraría bajo el nombre de “Primitivismo”

“Lo que Picasso me hizo ver claro fue que él estaba más interesado en su fuerza mágica, en su sentido de lo irracional, que el encontraba muy fuerte ,el artista creía que el arte occidental se había alejado demasiado de las raíces mágicas en el hacer de la imagen. Picasso sentía que con las tradiciones decimonónicas de la pintura de salón, el arte se había disecado y perdido todo su poder y juicio. El artista quiso entonces restaurar el arte volviendo a sus raíces».

Picasso estaba más interesado en su fuerza mágica, en su sentido de lo irracional, que el encontraba muy fuerte y creía que el arte occidental se había alejado demasiado de las raíces mágicas en el hacer de la imagen

En cuanto al título de la exposición “Primitivismo” William Rubin escribió en uno de los libros que acompañan la exhibición que «cuando Picasso declaró que la escultura primitiva nunca había sido superada», el artista empleó la palabra ‘primitivo’ con un sentido completamente positivo. Su juicio refleja la nueva perspectiva revolucionaria de aquellos artistas precursores que, a comienzos de siglo, abrieron los ojos occidentales a la belleza, poder y refinamiento de las artes tribales e hicieron de la palabra ‘primitivo’ un término de alabanza». Pues se trataba de un regreso a unas raíces que iban más allá de lo artístico, pues son las de la propia humanidad

Aquí queremos mostrar solo unos cuantos ejemplos de esta relación para poner de relieve la importancia que el espíritu que animaba las artes tradicionales tuvo en la evolución del arte contemporáneo.