Los ocho esquemas que aparecen en el manuscrito alquímico titulado “Sylva Philosophorum” de Cornelius Petraeus, de principios del siglo XVII, con comentarios. Presentación Lluïsa Vert.

blanc

Ir a primera parteblanc

1- Esta figura está formada por un triángulo inscrito en un círculo en el que se lee «Dios es trino y uno y todo en todo (o, en todos)», (Deus est trinus et unus et omnia in omnibus.) cuatro querubines ocupan los cuatro ángulos de la imagen y en la parte inferior una sentencia afirma la unidad de la trinidad e igualmente la división ternaria de la unidad: «Dios es uno en trinidad y trino en unidad», (Deus est unus in trinitate et trinus in unitate) En los tres vértices del triángulo tres círculos con los nombres del Padre, Hijo y Espíritu Santo unidos a un círculo central en el que se lee Dios. En los conductos está escrito es, mientras que en los lados del triángulo figura no es y la invocación: Santo, santo, santo, en el exterior.

  

2- En este esquema está representada la creación universal, o MACROCOSMOS, en cuyo centro se halla la QUINTAESENCIA principio y reunión de los cuatro elementos FUEGO, AIRE, TIERRA Y AGUA, estos elementos están unidos por unos conductos exteriores en los que se lee SIMPATÍA mientras que en los interiores en forme de aspa se lee ANTIPATÍA, indicando las relaciones contrarias y las armónicas y posibles entre los elementos; los cuatro constituyen un cuadrado, en cuyos lados se lee la naturaleza de cada relación: fuego-aire, ACTIVA; tierra-agua, PASIVA; fuego-tierra, PÉTREA o LAPÍDEA y aire-agua, ACUOSA. Dicho cuadrado está inscrito en dos círculos, en el exterior se lee: «Hyle primordial, principio de todas las cosas» (Hyle primordialis principium universorum) y en el otro: «El caos, masa confusa e informe» (Chaos massa confusa informis). En la parte inferior está escrito el siguiente fragmento de la Escritura: «Y dijo Dios: Hagamos al hombre al hombre a nuestra imagen, como nuestra semblanza» (Génesis I, 26).

 

3- Aquí se muestran los medios por medio de los cuales los elementos pueden ser combinados. En cuatro círculos se inscriben los cuatro elementos unidos por cuatro conductos en diagonal que indican que son RECONCILIABLES. (Symbolisantia) Entre los elementos, aparecen cuatro cuadrados con sus cualidades: SEQUEDAD y CALOR arriba; FRÍO y HUMEDAD abajo, unidos todos ellos por los lados de un cuadrado en los que se lee: COMBINACIÓN POSIBLE, en oposición a las uniones en forma de aspa que indican: COMBINACIÓN IMPOSIBLE. Igualmente en los conductos en forma de cruz se puede leer respecto a la combinación fuego-agua: DEL TODO CONTRARIA y en cuanto a la de tierra-aire: COMPLETAMENTE CONTRARIA. En el centro aparece otra vez la QUINTAESENCIA y en la circunferencia exterior se indica el grado de la cualidad en relación al elemento, por ejemplo, la sequedad es una cualidad común a la tierra y el fuego, sin embargo, respecto a la tierra la sequedad es SUPREMA y respecto al fuego está DISMINUIDA. (Suma y remissa, véase lo dicho respecto a la devictio de Llull) El versículo bíblico que corresponde a esta figura es el que sigue: «Pues Dios dijo: Creced y multiplicaos y llenad la tierra» (Génesis I, 28).

 
 
4- En esta imagen aparece el paralelismo entre el macrocosmos y el hombre o microcosmos; el hombre a imagen de Dios es triple en el sentido de que está compuesto de un cuerpo, un alma y un espíritu y a imagen de la naturaleza es también cuádruple, pues está formado por los cuatro elementos. Así pues, se ve un triángulo igual que el de la primera figura que explicaba la trinidad divina pero con los tres componentes del hombre, ALMA, CUERPO y ESPÍRITU, siendo idénticas las relaciones entre ellos. Este triángulo está inscrito en un cuadrado formado por los elementos, en cuyos lados aparecen la clase de relaciones que se establecen: fuego-aire es ACTIVA y tierra-agua, PASIVA; fuego-tierra es MASCULINA, mientras que agua-aire es FEMENINA. Las dos figuras están inscritas en un octógono en el que figuran los temperamentos relacionados con los elementos: CÓLERA, SANGRE, MELANCOLÍA y FLEMA y todo ello está limitado por un círculo con la siguiente leyenda: «Limbo, tierra adámica roja regada» (Lymbus conspersa rubea terra adamica). En la parte inferior se halla el siguiente versículo bíblico: «Que la tierra haga brotar la hierba verde llevando simiente, árbol llevando fruto según su especie, con su simiente, sobre la tierra» (Génesis I, 10).
 
 

5- La quinta demuestra por el mismo procedimiento la unidad de los tres reinos de la naturaleza: VEGETAL, MINERAL y ANIMAL. En el centro del triángulo aparece un círculo con la palabra NATURALEZA unido a los tres vértices citados anteriormente, en las tres uniones interiores aparece la palabra ES y en los lados exteriores del triángulo, NO ES. En el círculo que lo limita está escrito: «Dios y la naturaleza no actúan en vano». (Deus et natura nihi faciunt frustra) Y en la parte inferior: «La naturaleza es una cosa inherente a las cosas, y procrea el semejante a partir del semejante». (Natura est quaedam res, insita rebus ex similibus similia procreans)

 

6- La sexta muestra al ALMA en el centro del triángulo en cuyos vértices se leen las sus tres potencias: VEGETATIVA, SENSITIVA y RACIONAL. Dicho centro está unido a los vértices por unos conductos con la palabra es, mientras que en los lados del triángulo aparecen los nombres de los reinos de la naturaleza, agrupados a los dos lados de cada potencia: PLANTAS y MINERALES corresponden al ALMA VEGETATIVA, ANIMALES y AVES a la SENSITIVA y ÁNGELES y HOMBRES a la RACIONAL. En el círculo que limita la figura se lee: «Todo a partir de uno, todo hacia uno». (Omnia ab uno, omnia ad unum) Y la sentencia escrita en la parte inferior del dibujo pertenece a Bernardo, el Trevisano y dice así: «Cada especie engendra su semejante en la naturaleza, naturalmente y artificialmente». (Omne genus generat suum simile in natura, naturaliter et artificialite)

 

7- La séptima figura muestra los tres fuegos de Llull: NATURAL, INNATURAL y CONTRANATURAL escritos en los lados del triángulo y correspondiendo a los tres principios de la obra, escritos en los vértices AZUFREMERCURIO y SAL, el AZUFRE corresponde al FUEGO NATURAL, el MERCURIO al INNATURAL y la SAL al CONTRANATURAL; el menstruo o semen que establece su unidad se halla en el centro de la figura. La frase que se lee en el círculo que limita el triángulo afirma: «Todo en todo (o en todos)». (Omnia in omnibus) El comentario a este dibujo procede del capítulo XXXIII del Testamentum de Ramón Llull y dice así: «Cualquier generación, sea de la piedra o del homogéneo, se hace con el fuego natural multiplicado por el fuego innatural y contranatural».

 

8- Esta figura representa la elaboración de la piedra filosofal por medio de la armoniosa resolución de todos los principios opuestos, se titula MESOCOSMOS o ‘mundo medio’. En ella aparecen las dos figuras básicas de todos los esquemas, el triángulo y el cuadrado unidas por un octógono y limitadas por un círculo en el que se lee: «Luzco para todos, sino para algunos». (Omnibus sed paucis luceo, pero quizá debería leerse: «Non omnibus…: ‘No luzco para todos…’) En el octógono están representadas las cualidades de los elementos situados en los ángulos del cuadrado, por ejemplo, FUEGO y AIRE comparten la misma cualidad, ambos son CALIENTES, pero el AIRE también es HÚMEDO cualidad que comparte con el AGUA, y así sucesivamente. En los lados del cuadrado se detalla la relación entre los elementos: ACTIVA, MERCURIAL, PASIVA y SULFÚRICA. Inscrito en el cuadrado se ve un triángulo en cuyo centro aparece escrito PIEDRA DE LOS FILÓSOFOS y en los tres vértices: SOL, LUNA y AZOTH, unidos por unos conductos con la palabra ES. El comentario de la figura es una cita del Rosario de los Filósofos de Arnau de Vilanova, que dice así: «A partir del macho y la hembra haz un círculo redondo, y extraes un cuadrángulo y del cuadrángulo un triángulo, y a partir del triángulo haz un círculo redondo y tendrás la piedra de los filósofos». (Fac ex masculo et faemina circulum rotundum, et faemina circulum rotundum, et ex eo extrahes quadrangulum, et ex quadrangulo triangulum, et ex triangulo fac circulum rotundum, et habebis lapidem philosophorum.)