Diagramas místicos en el Daoísmo

Fragmento del libro de Jordi Vilà i Oliveras, “NEIJING TU. El cuerpo energético en el Daoísmo”
Para ver los caracteres chinos, las referencias y las notas a pie de página, consultar la obra original.

Neijing tu. La figura representa el perfil izquierdo de un cuerpo humano, sin las piernas. Su estructura interior, así como algunos centros vitales para la meditación vienen representados por figuras humanas, animales o paisajes.

La Ilustración del Entramado Interior (en adelante Neijing tu) es una de las representaciones pictóricas más fascinantes del cuerpo humano tal y como se lo visualiza en la tradición daoísta china. Es una imagen especialmente rica en simbolismo y sutileza interpretativa, en comparación con otras figuras surgidas en el seno del Daoísmo a lo largo de la historia. Los delicados procedimientos psicofísicos creados en el seno de la comunidad daoísta china, están claramente definidos en esta figura, que desgrana las distintas etapas de la práctica contemplativa de manera artística, mezclando imágenes y versos, que deberán trabajar sobre los diferentes niveles de la conciencia del estudiante.

La estela que vamos a estudiar en las siguientes páginas es una imagen esculpida en una estela de piedra de 121 cm. de alta y 53 cm. de ancha, que muestra el perfil izquierdo de un ser humano sentado en la postura clásica de meditación, y en la cual no se representan las piernas en aras de la claridad de las imágenes que exhibe en su interior.

Esta imagen probablemente fue empleada como soporte para distintas prácticas meditativas, bien individuales, bien comunitarias, típicas del Daoísmo de la época imperial tardía china. En estas prácticas, la visualización de distintos centros psiquico-físicos, debía hacerse de manera meticulosa, puesto que cualquier error en su localización o empleo podía bloquear el libre flujo de las energías interiores del meditante. Para subrayar la importancia de estos centros vitales, en la imagen se los muestra bajo formas reconocibles, extraídas del mundo natural y humano, y sobre todo, de la teología daoísta.

Por la posición de estos centros  vitales, reconocemos que el cuerpo humano representado pertenece a un varón, puesto que en la alquimia femenina la situación de los mismos difiere ligeramente.

Como veremos más adelante, se desconoce el origen de la imagen representada en el Neijing tu. La figura de la estela es una copia realizada de memoria que hizo el daoísta Liu Chengyin de una pintura que pudo contemplar en un lugar indeterminado. Tenemos muy pocas pistas, por tanto, para poder deducir de dónde procede la imagen original.

Significado del nombre

Nei significa literalmente “interior”, “dentro”, “interno”. Por extensión, se emplea en su sentido de “esotérico”, de “conocimiento oculto”. En la ilustración que estamos estudiando, ambos significados pueden superponerse sin detrimento uno del otro. Es tanto una imagen del interior del cuerpo humano, con referencias a órganos internos, movimiento de la energía y la sangre, etc., como también es una explicación esotérica de las funciones más sutiles de la psique, y la descripción de un mundo simbólico asequible sólo para aquellos adeptos iniciados en las prácticas daoístas.

Jing es un carácter que se refiere a una trama, un entramado, un sistema de hebras entrelazadas en forma de red, etc. En el caso que nos ocupa, indica tanto la compleja red de imágenes empleada durante la meditación como los meridianos o canales por los que circula el qi, doce vías acopladas, cada una de ellas, a un órgano interno, que se distribuyen por todo el cuerpo como una red de caminos que permiten la llegada de la energía interna a todos los tejidos, órganos, vasos sanguíneos etc.

Por lo tanto, una traducción más o menos literal del término Neijing tu sería “la ilustración del entramado interior”

En algunas copias de la ilustración se sustituye el carácter jing por un homófono que se traduce como “paisaje” y por extensión “escena”, “visión”. En nuestra presentación usaremos indistintamente ambas acepciones: entramado y paisaje.

El término “escena interior” aparece en el clásico daoísta Huainanzi (s. II d.C.), y se lo relaciona con lo oscuro, lo oculto y con la acumulación de aliento: “El camino del Cielo es lo redondo; el camino de la Tierra, lo cuadrado. Lo cuadrado tiene como principio lo oscuro; lo redondo tiene como principio lo claro. La claridad es exhalar el aliento: por eso se dice que el fuego es su escena externa (wai jing); la oscuridad es acumular el aliento: por eso se dice que el agua es su escena interior (nei jing)”. De manera más concisa, este binomio se define en la enciclopedia daoísta del s. XII, Las Siete tabletas en un saco de nubes, de la siguiente manera: “lo yang es la escena externa: son las divinidades exteriores; lo yin es la escena interna (nei jing): son las divinidades interiores”.

En la literatura clásica, tanto en el Daoísmo como en la medicina, el binomio neijing se suele emplear como título en algunas obras literarias como “El Clásico Interior del Emperador Amarillo” (Huangdi neijing), refiriéndose a su carácter privado o esotérico, pero en otros casos, como por ejemplo en La investidura de los dioses se usa este binomio en el ámbito de las prácticas meditativas.

Tu es un término común que designa tanto a figuras, ilustraciones o dibujos, como a diagramas, caracteres o cifras. Es un tipo de imagen escrita, a modo de talismán o mandala, y dentro del Daoísmo chino los tu son mapas esotéricos preservados en el seno de familias daoístas, como si de un símbolo se tratase, empleados tanto como herramienta de soporte para la meditación, o bien, otorgándoles un poder mágico, como arma de exorcismo y protección. En la China de la dinastía Han, se consideraba que la posesión de una ilustración (p. ej., un mapa geográfico) otorgaba a su dueño la propiedad de su contenido, junto con su poder intrínseco. Tenía, por lo tanto, un valor mágico que iba más allá de su coste  real.

Talismanes daoístas

En el Daoísmo, estas ilustraciones no son tanto simples imágenes o descripciones más o menos emblemáticas, sino que son emanaciones directas del Dao, auténticos talismanes que solamente revelarán su contenido a aquellos iniciados que sepan “abrir” su secreto. El simbolismo de la iconografía daoísta es una mezcla compleja de imágenes, versos, talismanes, etc. En una enciclopedia daoísta del s. XI podemos leer:

“Los talismanes (fu) aplican las configuraciones de nubes y objetos celestes; los escritos (shu) diferencian y analizan el contenido de los discursos. Las ilustraciones (tu) muestran las formas de las trasformaciones sobrenaturales”

Posiblemente, el tu más influyente en la historia de la cultura china ha sido el Hetu, la Ilustración del Río [Amarillo], un diagrama empleado como talismán, compuesto por series de puntos blancos (yang) y negros (yin) en grupos de números enteros del 1 al 10, y que se ha empleado en distintas épocas para ilustrar la exégesis de los trigramas del Libro de los Cambios y de los Cinco Elementos, así como para explicar las bases de la numerología mágica.

Imagen talismán Hetu

El tu más importante y famoso en la tradición daoísta es la “ilustración de la Verdadera Forma los Cinco Picos” (wuyue zhen xing tu): es la representación esotérica de las cinco montañas sagradas de China, en la que aparece el contorno de cada monte, las grutas y los pasajes ocultos en color negro, así como sus corrientes de agua subterráneas.

Imagen talismán 5 picos

El famoso símbolo del yin y el yang, llamado Taiji tu (diagrama del Polo Supremo), aún siendo probablemente el símbolo chino más conocido en el mundo entero, y a pesar de ser un tu mágico para los daoístas, no puede ser clasificado como de origen daoísta.

Diagrama neoconfuciano del Polo Supremo

En definitiva, estamos hablando de una ilustración en la que se describe el complejo entramado (jing) energético del cuerpo, en la que las funciones principales se muestran de manera esotérica (nei) y altamente simbólica, en forma de paisaje (jing) que debe ser recorrido, destinada a un uso práctico por parte de los adeptos a la meditación, siendo una herramienta que permita “abrir” una visión interior (neijing) de los órganos y puntos energéticos empleados en la alquimia interna.

INFORMACIÓN DEL LIBRO

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

COMPRAR